img-detalle img-detalle
Artículos
y ensayos

¿De dónde proceden los ácaros y qué hacen en la almohada?

COMPARTIR

¿Por qué al levantarnos nos da comezón en el cuerpo o en la cara? Son los ácaros devorándote. Estos pequeños son arácnidos, sí, familiares de las arañas, pero no te preocupes porque son inofensivos. Además, que te estén, literalmente, comiendo es sano pues te mantienen limpio.

Los ácaros son uno de los conjuntos de animales terrestres más antiguos que han existido en la Tierra desde hace 400 millones años y se conocen fósiles del Devónico inferior o temprano (era Paleozoica), y se han encontrado en medios terrestres y marinos. Aunque actualmente hay 2 625 especies catalogadas en dos superórdenes:

  1. Los parasitiformes: son una de las tres estirpes mayores de ácaros que transmiten parásitos como el Ixodida y el Dermanyssidae, Opilioacarida y Mesostigmata.
  2. Acariformes: son una especie que habita en todo el mundo y se dividen en dos: Trombidiformes y Sarcoptiformes, y son los más comunes en los mamíferos.

Si bien al inicio decíamos que te limpian, para algunas personas pueden ser no tan benéficos debido a que son alérgicos a su excremento, que se mezcla con el polvo fino que inhalamos. Esto es causa de una sustancia llamada DER P1, el cual es un alérgeno muy común en los ácaros domésticos. Los padecimientos por este alérgeno son asma alérgico, conjuntivitis, dermatitis, sarna (aunque sólo en ácaros encontrados en animales de granja), entre otras.

¿Cómo sobrevive un ácaro?

Para que este animal pueda sobrevivir necesita un hábitat natural donde tener alimento y pueda reproducirse. Por eso el ambiente ideal se lo da la piel y el cuero cabelludo, pero sobre todo nuestro hogar, ya que se alojan en las almohadas, en la alfombra, en la ropa de dormir y en textiles. Su alimentación consiste en las escamas cutáneas de personas y animales. Su supervivencia y proliferación depende del clima ya que debe tener aproximadamente 25º C y una humedad del 60%.

Y sí, están en tu habitación, cuando nosotros dormimos desprendemos de 0.5 g a 1 g de escamas cutáneas, suficiente para alimentar a miles de ácaros durante meses, lo que constituye un lugar apropiado para subsistir. Si no quieres que proliferen los ácaros, debes tener en cuenta que la humedad del hogar debe estar por debajo del 50%. Aunque si no cuentas con deshumidificador, basta con limpiar correctamente y habitualmente alfombras, almohadas, sábanas y cobijas, ya que son su hábitat favorito.

La única manera de que no te haga daño su alérgeno es tener una buena higiene, mantener la casa limpia y aspirada, y sobre todo mantener una buena ventilación. Ahora que sabes de dónde provienen y por qué están en tu almohada, te darán ganas de lavarte la cara por las mañanas.